Cannabis para la vida

La naturaleza es
nuestra mejor medicina.

El fenómeno del cannabis promete atravesar de forma transversal a la sociedad y al mundo. Esto parece un hecho exagerado a primera vista, pero piénsese en todas las ramificaciones e implicaciones directas e indirectas que tiene esta planta en las distintas industrias, principalmente en la salud. Y cómo esto afecta positivamente a la economía y al desarrollo de una comunidad, una nación o una región.

Aunque parezcan áreas distantes y sin relación alguna, el cannabis y su multiplicidad de usos y beneficios los enlaza de forma tal que, con una correcta implementación, puede ofrecer resultados que van desde una mejor salud y calidad de vida, hasta puestos de trabajo y desarrollo económico. Así de virtuoso es el cannabis.


Buscamos integrar a los distintos integrantes en la cadena de valor del cannabis aplicando investigación, desarrollo e innovación (i+D+I) a todas sus fases. Partiendo desde la selección y mejoramiento de la genética, la elaboración de sustratos e inoculantes propios, hasta el  procesamiento y distribución de aceites derivados con calidad certificada.

Nuestro modelo de producción es sofisticado e integra los conceptos de acceso universal mediante un plan de implementación cannábica que aportará soluciones a diversas áreas de esta compleja industria, con la intención de abastecer a la mayor cantidad de usuarios, con productos certificados y de máxima calidad.

Incubación

  • Genética

Producción

  • Cultivo
  • Secado

Procesado

  • Aceites
  • Resinas
  • MG      

Distribución

  • Local
  • Regional

Incubación

  • Genética

Incubación

  • Genética

Producción

  • Cultivo
  • Secado

Procesado

  • Aceites
  • Resinas
  • MG      

Distribución

  • Local
  • Regional

Las unidades de producción pueden adaptarse a cualquier tipo de geografía o condición climática, lo que permite cultivos con resultados y productos similares sin importar la locación o el clima de la región.

Otro punto a destacar es el concepto de sustentabilidad, que resulta en este caso una materialización de nuestra filosofía, al diseñar este modelo de producción de forma tal que su impacto sobre el medio ambiente es nulo.

En este sentido, las unidades vienen equipadas con sistema de control automático de riego y luminarias, lo que maximiza el uso de los recursos. Por otro lado, al ser un modelo cerrado para cannabis medicinal de alta calidad, no se utiliza ningún tipo de pesticidas o agregados químicos.

Permite diferentes combinaciones entre las  unidades de producción y procesamiento para lograr la configuración óptima de acuerdo al proyecto especifico.

Asimismo, como se verá más adelante, el modelo de producción es perfectamente escalable en calidad y cantidad, por lo que representa una excelente herramienta de posicionamiento rápido en la industria para luego escalar al modelo deseado.

Lo favorable de una implementación mediante este sistema de producción seed to sale, es que el modelo estándar inicial puede utilizarse como plataforma de crecimiento, independientemente del tipo de cultivo que se tenga en mente.

Proponemos soluciones integrales para el sistema de abastecimiento local, regional, y nacional.

“La gente ha estado consumiendo cannabis desde siempre. La pregunta ahora es, ¿cómo nos ponemos al día como científicos?”

— The New York Times

El cannabis (Cannabis Sativa L) es una especie herbácea de la familia Cannabaceae, proveniente del este de Europa y Asia Central. Su uso y consumo se practica desde hace más de 4500 años tanto para fines medicinales, recreativos, así cómo para la fabricación de bienes como papel, vestimenta, jabón y soga.

Si bien aún no existe unanimidad, podemos identificar al menos tres especies: Cannabis Sativa, Cannabis Indica, Cannabis rudelaris. Se identifican por su taxonomía, siendo la Sativa una especie alta, con tallos suaves y cortos, la Indica más corta, de tallos suaves y semisólidos, e internodos mas cortos, y la Rudelaris más pequeñas, ocasionalmente sin ramas, con tallos suaves y huecos. A lo largo del tiempo, se han desarrollado miles de hibridos gracias a la cruza de especies, lo que resulta en genéticas especificas para el ámbito medicinal, recreativo y el uso industrial, de acuerdo a los ratios de sus compuestos orgánicos.


Son componentes presentes en muchas plantas y, en altas proporciones, en la planta de cannabis. Estos componentes actúan sobre el sistema endocannabinoide del humano y en algunos animales también.

Los cannabinoides más populares en la actualidad son el THC, conocido por sus propiedades psicoactivas, y el CBD, famoso por sus potenciales beneficios medicinales que no dejan de aumentar. Sin embargo, hay otros cannabinoides: hasta ahora, se han identificado más de 100 cannabinoides diferentes. La investigación ya ha demostrado que los cannabinoides son una parte intrínseca de las funciones más esenciales de nuestro cuerpo. Algunos cannabinoides tienen principalmente efectos antidepresivos, antiinflamatorios, ansiolíticos, anti vomitivo, mientras que otros pueden incluso ayudar a proteger el sistema nervioso.

La patagonia argentina: el suelo de nuestro cannabis.

Contáctanos para más información.

Estamos encantados de conocerte y recibir cualquier consulta, escríbenos con tus datos: